Blog | Ser emprendedor
350
post-template-default,single,single-post,postid-350,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Ser emprendedor

“Algunas personas sueñan con hacer grandes cosas, mientras otras están despiertas y las hacen”.

Estoy segura que has escuchado muy seguido las palabras “emprendimiento”, “emprendedor”, “emprender”. De acuerdo con la Real Academia Española, emprender significa decidirse y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro. ¿Dificultad y peligro? Parece que son elementos en los que poco pensamos a la hora de emocionarnos por un emprendimiento y que muy probablemente pueden ser factores de desánimo hacia una vida emprendedora.

Hoy te quiero presentar a un grupo de emprendedores muy especiales para la Iglesia Adventista, a la cual pertenece nuestra Universidad. Se llaman colportores y se encargan de distribuir publicaciones de estilo de vida saludable y de liderazgo por todo el mundo. En esta universidad los que aceptan ese desafío y lo desarrollan con éxito, son candidatos a un plan de bonificaciones especiales que les ayuda a multiplicar su dinero para poder pagarse su carrera.

Cada invierno y verano viajan a diferentes lugares para presentar todo el material, lo que les abre las puertas a un mundo de oportunidades, entre las cuales se encuentra entregar un mensaje sobre un sano estilo de vida, sobre la esperanza de un mundo nuevo y, desde luego, la procuración de los recursos necesarios para autofinanciar su carrera.

¿Dificultad y peligro? ¡Claro que si! Pero de la mano de Dios se enfrenta de una manera diferente. Si quieres estar seguro de esto, lee en la Biblia el capítulo 1 de Josué, en donde el versículo más conocido es el siguiente:

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

“Dios estará contigo dondequiera que vayas”, ¿Sin condiciones? ¡Claro que no! Antes de eso dice “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente” y si lees el capítulo completo, te darás cuenta que Dios pide esfuerzo y valentía en tres diferentes versículos, así que parece ser algo muy importante para que Dios esté con nosotros en los retos que emprendamos.

Esa es la forma en que inyectamos el espíritu emprendedor en nuestros alumnos, conscientes del compromiso que tenemos sobre repartir a la sociedad un mensaje que contribuya al mejoramiento de su estilo de vida, y ¿por qué no? para presentarles la hermosa esperanza que tenemos de un mundo nuevo en el que “ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor” (Apocalipsis 21:4).

Para saber más sobre el proyecto EmprendUM, síguelos en Facebook