Blog | Pertenecer
336
post-template-default,single,single-post,postid-336,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Pertenecer

Es justo en ese momento cuando dejamos de ser tan distintos, cuando encuentras una nueva familia, nuevos hermanos, primos o tíos, porque al final de cuentas compartimos un sentimiento.

Uno se entusiasma cuando comienza a comprender la grandeza del mundo. Creces siendo muy importante para tus padres, para tus hermanos, para tus abuelos, pero cambias cuando te das cuenta que no es así para todo el mundo. Saber que estás entre tanta gente, entre tantas historias, entre tantas vidas.

Crecimos con distintos colores y olores en nuestro hogar, tanto que al pensar en casa, todos evocamos diferentes recuerdos. Nuestras comidas diarias, nuestro recorrido cotidiano para llegar, la música que inspira nuestra vida; todo esto hace que pertenezcamos a un lugar, lugar que nos hace sentir seguros, lugar que nos hace querer regresar para nunca dejar de estar.

Para quienes hemos dejado el hogar para perseguir otros sueños, pronto nos vemos envueltos en un torbellino de emociones, cuando percibimos que ya no tenemos ese lugar infalible del que nos hemos ido; es justo en ese momento cuando dejamos de ser tan distintos, cuando encuentras una nueva familia, nuevos hermanos, primos o tíos, porque al final de cuentas compartimos un sentimiento, extrañamos nuestras raíces y eso de alguna manera nos une.

Por más diferentes que seamos, nos encontramos con las mismas dificultades al momento de extrañar. Y entonces te das cuenta que es el deseo de un futuro lo que nos hace querer pertenecer, nos junta y nos prepara para enfrentar cualquier cosa que pueda cambiar ese mañana que hemos soñado.

¿Avivar la esperanza en un mundo nuevo en el que el sentimiento de extrañar deja de existir para ser reemplazado solamente por amor? ¿Qué tanto estamos dispuestos a dejar y a dar por este fascinante lugar?

Sí, somos de diferentes partes, crecimos con diversas costumbres, pero creemos en la misma promesa que nos hace querer llegar al lugar que nos promete dejar de extrañar. Descubrir que todos estamos en esta constante búsqueda por un mismo sentimiento, hace que compartamos caminos y de alguna manera, podamos crear una historia, una nueva realidad.

Porque tu también quieres ir al cielo, ¿no?

-Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. Eclesiastés 3:11-

Esta historia fue escrita por Yuliana Girarte, estudiante de Comunicación y Medios, quien se está preparando para emocionar a otros por medio de su escritura. Editoras: Comunicación Institucional, personificado en Dámaris Salazar y Brenda Cerón de Castillo.