Blog | ¿Productivo?
287
post-template-default,single,single-post,postid-287,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
¿Qué propósitos tienes para este 2019?

¿Productivo?

Es relativamente fácil encontrar el planteamiento de fórmulas que nos estimulan a ser más productivos en el cumplimiento de nuestras responsabilidades. Nos orientan en cuanto a rutinas para llevarlas a cabo incluso desde antes de entrar al trabajo.

Recurrimos a este tipo de orientaciones especialmente cuando iniciamos un nuevo año, con nuevos propósitos y con el deseo de formar nuevos hábitos.

En la Biblia encontramos muchos consejos con respecto de nuestro estilo de vida, especialmente en lo que se refiere a la formación espiritual. Esto es importante, ya que sabemos del desarrollo integral de la persona, lo cual incluye sus facultades físicas, mentales y espirituales.

En la carta que San Pablo escribió a los cristianos que vivían en la ciudad de Filipos, conocida como la Carta a los Filipenses encontramos un planteamiento esencial para el desarrollo de las actitudes. Y es que estamos expuestos a un entorno que no podemos controlar pero que nos impacta, produciendo crisis en nuestra vida y en nuestras relaciones familiares, sociales y laborales.

La prioridad en nuestras relaciones, desde la perspectiva de San Pablo, es nuestra relación con Cristo. El tiempo de meditación propuesto por muchos consejeros para la superación personal será mucho más enriquecedor si meditamos en la vida y enseñanzas de Cristo.

El consejo de San Pablo es: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (Filipenses 4.6, 7).

Esta relación con Cristo nos mantiene al margen de la ansiedad, las preocupaciones que afectan nuestra productividad en todas nuestras relaciones y el cumplimiento de nuestras responsabilidades. ¿Por qué no buscar la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento? Sería un excelente propósito de Año Nuevo.

Entrada escrita por Ismael Castillo O., rector de la UniMontemorelos