Blog | ¡Quiero, pero no sé cómo!…
231
post-template-default,single,single-post,postid-231,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¡Quiero, pero no sé cómo!…

Si uno de tus propósitos de año nuevo es comer más saludable, entonces lee estos tips que el área nutricional de nuestro Servicio de Alimentos, ha preparado para ayudarte a cumplir ese cambio.

¿Quieres empezar a alimentarte saludablemente, pero no sabes cómo?

Si uno de tus propósitos de año nuevo es comer más saludable, entonces lee estos tips que el área nutricional de nuestro Servicio de Alimentos, ha preparado para ayudarte a cumplir ese cambio.

1. Ten un horario para comer. Proponte consumir tus comidas en horarios establecidos y sin saltarte ninguna de estas. Es muy importante considerar que la base es el desayuno y que es fundamental para no tener antojos de comida chatarra durante el día.

2. Consume alimentos integrales. Un alimento integral, es aquél que está mínimamente refinado o procesado, como las frutas, verduras, granos, semillas y leguminosas, que son fuente de hierro, vitamina E, vitamina del complejo B y fibra dietética. La fibra, aunque no la absorbe el cuerpo, es indispensable para la digestión, ya que es como una escobita que elimina lo que tu cuerpo no necesita, ayudando a mantener el peso adecuado y proporcionando un estado de saciedad.

3. Consume alimentos al vapor o al horno. Al principio los alimentos te sabrán diferente, pero es cuestión de tiempo para que acostumbres tu paladar a nuevos sabores, la grasa no es indispensable. Utiliza las semillas y condimentos, como hierbas finas, para darle un toque especial a cada platillo. Reduce el consumo de grasa saturada, reemplazando las mantequillas y mantecas por aceites vegetales de semillas o granos.

4. Consume agua. Bebe un vaso con agua tan pronto te levantes por la mañana. Los beneficios son demasiados, ya que la mayoría de la composición de nuestros órganos, huesos y cuerpo están conformados por agua y necesitan este líquido para realizar sus funciones vitales, por ejemplo: hidratar, eliminar toxinas, evitar el estreñimiento trabajando junto con la fibra, disminuir el riesgo de infecciones urinarias, reducir el estrés, activar el metabolismo, entre otras. Mantén tu consumo de agua agua durante el día y procura disminuir los jugos o refrescos.

5. Elige una ensalada como plato principal. Los ingredientes de las ensaladas contienen nutrientes como fibra, vitaminas carotenoides (que se notan en los diferentes colores de los ingredientes) y minerales; que ayudan a la prevención, control y disminución de enfermedades no transmisibles. Acompaña tu ensalada con un aderezo saludable como aceite de oliva extra virgen, limón y especias, y le darás un toque delicioso y saludable.

6. Aumenta el consumo de fruta. La fruta contiene fibra y betacarotenos (que se convierten en Vitamina A) los cuales son importantes pigmentos que protegen a las células de las toxinas. Cada temporada tiene su fruta, por lo que es importante que consumas las frutas que se dan en ese momento, ya que normalmente aportan nutrientes que tu cuerpo necesita en la temporada. Por ejemplo, en invierno se dan todos los cítricos, que contienen Vitamina A, B1, B2, C, potasio, cobre y azufre, ideales para combatir los resfriados y gripas.

7. Reduce el consumo de sal y azúcar. Consumir poca sal ayuda a prevenir la hipertensión y enfermedades cardiovasculares en los adultos. Por su parte, el azúcar se encuentra en refrescos, golosinas, panes refinados y pasteles; limita su consumo y cámbialos por bebidas de fruta natural y panes integrales.

8. Haz ejercicio. Hacer ejercicio ayuda a tener una buena respiración, permitiendo la eliminación de toxinas, lo que hace que tu sangre se oxigene y llegue sana al cerebro, teniendo como resultado claridad de pensamiento y toma de buenas decisiones.

9. Duerme bien. Recuerda ir a la cama por lo menos 2 horas antes de la medianoche y dormir 8 horas. El descanso ayuda a tu cuerpo a regenerarse y tener energía para el siguiente día. Cuando estás cansado, tu cuerpo genera estrés y antojos de alimentos altos en azúcar.

10. Busca apoyo. Júntate con personas que tengan los mismos propósitos que tú, así será más fácil motivarse y apoyarse en este cambio.

Esperamos que estos 10 consejos te sean de mucha utilidad para empezar una alimentación más saludable.

Escrita por nuestros nutriólogos del Servicio de Alimentos, mejor conocido como Comedor Universitario.