Blog | Todo esfuerzo tiene su recompensa
528
post-template-default,single,single-post,postid-528,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Todo esfuerzo tiene su recompensa

¿Cómo te sentirías si todo lo que deseas se te cumpliera con sólo pedirlo? Imagina por un momento, que todo lo que has logrado hasta hoy, apareció en un abrir y cerrar de ojos. Al principio, quizás serás el más feliz y te sentirás muy cómodo pero, después de un tiempo, esto también se convertirá en rutina y te provocará aburrimiento; además de que tu carácter será pobremente forjado.

¿Sabes que el trabajo y el esfuerzo diarios tienen su recompensa? Nada se compara con la satisfacción de ir cumpliendo metas gracias a tu responsabilidad y dedicación, al mismo tiempo que adquieres madurez y aprendes a valorar más las cosas. Estos hábitos son tan importantes que todos, pero sobretodo los jóvenes, debemos hacerlos parte de nuestro diario vivir.

Para comprender la importancia del trabajo en la vida de los jóvenes universitarios, la Revista Forbes México afirma que “el factor económico y la experiencia previa son las principales razones para incorporarse a la vida laboral antes de terminar una carrera” y expuso los resultados de una encuesta realizada por OCCMundial. De la información recabada, la encuesta reveló que las principales razones por las que los estudiantes deciden trabajar son:

  • Para pagar sus estudios 40%
  • Porque necesitan dinero 20%
  • Para contribuir a la economía familiar 20%
  • Para adquirir experiencia laboral 12%
  • Para obtener mejores oportunidades laborales 8%

Además, el estudio comprobó que una persona que estudia y trabaja al mismo tiempo, desarrolla competencias como la voluntad, madurez, responsabilidad, constancia, esfuerzo, productividad, facilidad de relacionarse y organización.

En el libro Mente, Carácter y Personalidad Tomo 1, Elena G. de White menciona que “como en los tiempos de Israel, cada joven debe recibir instrucción sobre los deberes de la vida práctica. Todos deben adquirir el conocimiento de algún ramo de trabajo manual, por el cual, en caso de necesidad podrá ganarse la vida. Esto es indispensable, no sólo como protección contra las vicisitudes de la vida, sino también a causa de la influencia que ejercerá en el desarrollo físico, mental y moral […] —Historia de los Patriarcas y Profetas, p. 650”.

La Universidad de Montemorelos cree en la importancia de un desarrollo integral, por lo que además de su amplia oferta académica, fomenta el desarrollo de los alumnos en escenarios reales de aprendizaje como el comedor universitario, dormitorios, mantenimiento, oficinas, etc… alumnos de todas las carreras y diferentes nacionalidades. ¿Qué buscan estos jóvenes? Sueñan con convertirse en profesionales competentes y, mientras tanto, adquieren otros conocimientos y herramientas que les serán útiles durante toda su vida, al mismo tiempo que obtienen una ayuda económica para sus estudios. Por estos motivos, nadie debe quejarse de las tareas que le toca realizar en este momento, al contrario, debe considerar como una gran bendición de Dios el poder ser útil en un lugar, área o departamento de trabajo.. el ser pieza clave para que un proyecto o actividad se lleve a cabo, o convertirse en guía de un compañero nuevo.

Haciendo una retrospección de mi vida universitaria, logré comprender la importancia del trabajo y puedo declarar que fue una experiencia valiosa para mi formación. Antes tenía una vida cómoda, en la que ya estaba inscrita en una de las principales universidades de la región y pensaba que todo estaba resuelto, pero un día pensé -Alejandra, estás demasiado cómoda, es hora de salir- y así fue como decidí preparar mis maletas y emprender un nuevo reto: estudiar en la Universidad de Montemorelos. Como muchos de los jóvenes que llegan a esta universidad, mi situación financiera no era suficiente para cubrir el costo de mi proyecto educativo, pero después de muchas vueltas, milagrosamente Dios obró y conseguí una beca de trabajo con la que logré inscribirme.

Transcurrieron semestres y periodos vacacionales, y tuve la dicha de colaborar en diferentes departamentos de esta universidad: la Residencia de Señoritas, Residencia de Señoritas Universitarias, UM Radio y EmprendUM (colportando por seis campañas consecutivas en los estados de Sonora y Baja California). A pesar de las circunstancias o el cansancio físico propio de cada actividad, en todos los lugares aprendí lecciones que atesoro para toda la vida y que fueron útiles para valorar la educación que recibí en esta institución. Además, por la gracia de Dios, después de cinco años de esfuerzo, este verano culminaré mis estudios universitarios.

Así como la mía, hay cientos de historias que se han construido en esta universidad… historias de milagros y esfuerzos, de desvelos, de tiempos extras, de ayunos o carencias, de sufrimiento y alegrías, pero claramente el poder divino se ve reflejado junto a la perseverancia de cada joven esforzado que llega a esta universidad con el claro propósito de convertirse en un profesional al servicio de Dios. Si conoces algún estudiante que esté pasando por una situación difícil, no dudes en apoyarle, escucharle y ser una motivación para que siga el camino que lo lleva a cumplir el propósito por el cual llegó a esta universidad, y recuérdale que “Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor.” Colosenses 3:23-24

Entrada escrita por Alejandra Acevedo, estudiante del 8vo semestre de la Lic. Comunicación y Medios de la Universidad de Montemorelos.