Blog | Cuando una declaración de memoria toma sentido
541
post-template-default,single,single-post,postid-541,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Cuando una declaración de memoria toma sentido

“Aquellos que son más felices son los que hacen más por otros.”
Booker T. Washington

“Una misión tú cumplirás, prepárate en este lugar” dice el coro del canto institucional en nuestra Universidad… Me lo sé de memoria, lo canto cada asamblea, pero hoy reflexiono en sus palabras… ¿Qué misión voy a cumplir? ¿Cómo me voy a preparar? ¿Será que para esto, tengo que cruzar el mundo, ir a regiones peligrosas, hablar otros idiomas? ¿Será eso posible para mí?

En esta universidad, tenemos muchos escenarios de aprendizaje que nos pueden ayudar a encontrar nuestra misión. En mi caso, elegí ENACTUS, una red global de estudiantes universitarios y líderes académicos que desarrolla propuestas sociales que ayuden a las comunidades necesitadas, con un enfoque local, estatal, nacional o incluso internacional.

señoras aprendiendo manualidadesLa realidad de las comunidades de nuestra región, indica que muchas mujeres no pueden trabajar por no tener un título universitario, sensación de que tienen falta de capacidades o simplemente por falta de oportunidades. Hablamos de mujeres que tienen hijos, que se dedican al hogar y que, en general, tienen pocos recursos económicos. Al pensar en este grupo, surgió el proyecto ÁMMAME (Artesanías y Manualidades de Mujeres Mexicanas y Emprendedoras) que pretende enseñarles a hacer manualidades de temporada. La idea es que ellas las hagan y las vendan; y así puedan iniciar y mantener un pequeño negocio para aumentar sus ingresos familiares.

El momento en el que tenemos contacto con las mujeres que se han inscrito a ÁMMAME es muy valorado por nosotros, ya que no sólo estamos ante la posibilidad de cambiar las realidades que ellas enfrentan sino que, además, ayudamos a sus hijos, con clases de inteligencia emocional, valores, salud, entre otras; y esto gracias al Servicio Comunitario realizado por nuestra institución.

Al pasar un tiempo con ellas, empezaron a manifestar sus dudas sobre nosotros… ¿Por qué las ayudamos? ¿Qué interés tenemos en su bienestar? ¿Por qué al ser jóvenes universitarios, no usamos nuestro tiempo en otras actividades? Traté de darle todo el crédito a ENACTUS y a sus objetivos como proyecto social, pero en ese momento fui consciente que, sin saberlo, estaba preparado para esto… para aprovechar la gran ventana que se abrió: la oportunidad de hablarles del infinito amor de Jesús… Porque si yo no lo hago, ¿quien lo hará?

Sentarnos a soñar, a planear o a definir cómo mejorar el futuro de estas personas, hicieron que tomaran sentido las palabras “una misión tú cumplirás”. Estoy seguro que todos los involucrados somos misioneros, ya que nos volvemos un canal de bendición en nuestra comunidad, sin tener que cruzar el mundo.

“Hemos de ser misioneros para Dios, que por nuestra fe y nuestras obras atestigüen que se acerca la venida del Salvador.” (CPI 109.2 EGW)

Escrito por Ariel Valles, estudiante de Administración y Negocios Internacionales y director de comunicación de ENACTUS en la Universidad de Montemorelos.