Blog | ¿Quién hizo que te enamoraras?
558
post-template-default,single,single-post,postid-558,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Quién hizo que te enamoraras?

Ya estás en la universidad, estudiando lo que desde hace tiempo soñabas. No puedes esperar para convertirte en ese profesional que cambiará al mundo de alguna manera. Investigas, descubres, aprendes… te das cuenta que quieres más y sigue el círculo del aprendizaje, el cual nunca acaba; siempre hay algo nuevo por descubrir, algo nuevo por estudiar, algo nuevo por enseñarle a los demás.

¿Cómo fue que llegaste hasta aquí? Hasta este momento de tener tanta curiosidad por la anatomía… ¿Cómo llegaste a querer dirigir una orquesta? ¿Cómo descubriste que te apasionaba la tecnología y que querías innovar en las comunicaciones o en las redes? La gran mayoría se inspiró en lo que hoy están estudiando y observando a otra persona hacerlo, a eso precisamente queríamos llegar.

¿Te pasó, cuando eras chiquito, que querías ser bombero, policía o doctor? ¿Alguna vez pensaste en ser maestro? Creo que muchos, en esos primeros años, anhelábamos ser como esos maestros que nos ayudaban a descubrir el mundo, incluso, nos preocupaba más nuestro comportamiento ante ellos que ante nuestros padres. Ahora que soy madre, veo que se repite… mis hijos, los dos, han jugado a la escuelita, teniendo a todos sus peluches o juguetes como sus alumnos. Mi hijo menor, que está en tercero de primaria, admira tanto a sus maestros, que yo no me puedo atrever a enseñarle otro método para una multiplicación o división, porque no es la que le enseñó su maestra.

Nelson Mandela dijo que la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo; Pablo dijo en Romanos 12:22 que no nos amoldemos al mundo actual, sino que seamos transformados mediante la renovación de su mente y que así podíamos comprobar cuál era la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta…. Y en la Universidad de Montemorelos creemos (siguiendo lo que la autora Elena de White dejó para la educación), que lo más importante de la educación adventista es que descubras a Jesús y, con eso, la esperanza de un mundo nuevo.

La inspiración que generan los maestros a lo largo de nuestra vida es única, ellos nos enseñan a aprender y el aprendizaje dura toda la vida. Hoy, te invito a que recuerdes a esa persona que hizo que te enamoraras de eso que estás estudiando hoy y le agradezcas por haberte hecho descubrir lo que tanto te apasiona.

Escrito por Brenda Cerón, directora de comunicación de la Universidad de Montemorelos.