Blog | ¿Cuántas horas dormiste anoche?
592
post-template-default,single,single-post,postid-592,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Cuántas horas dormiste anoche?

Desde que ganamos el control de las horas nocturnas mediante el invento del foco, el mundo inició una transformación que ha permitido numerosos avances, así como un peligroso fenómeno conocido como deprivación de sueño.Y es que los reportes actuales afirman que más de la mitad de la población tiene deuda de sueño o lo que es lo mismo no consigue el descanso nocturno INDISPENSABLE para el correcto funcionamiento de su organismo.

Décadas atrás, se realizaron experimentos en humanos (que hoy podrían catalogarse como tortura) con la finalidad de entender la importancia del sueño, los procesos fisiológicos ligados a este y las consecuencias derivadas de la falta de sueño. Es así como se sabe que durante el sueño ocurren los siguientes fenómenos fisiológicos reparadores de nuestro organismo:

  1. Energía: Reabastecimiento de nuestros depósitos de energía.
  2. Emociones positivas: relación bidireccional entre el sueño y las emociones positivas. Aumenta la conección física, mental y emocional.
  3. Memoria: mejora la formación y consolidación de nuevos recuerdos.
  4. Neuroprotección: Favorece la neuroplasticidad.
  5. Salud Cardiovascular: fenómenos activamente cardioprotectores.
  6. Efecto Antiinflamatorio: reducción de marcadores inflamatorios.
  7. Reparación y crecimiento de tejidos.
  8. Reiniciar: por medio de la regulación de canales iónicos.
  9. Restaurar: cuerpo y mente frescos.

Ahora que conoces los efectos reparadores del sueño adecuado, te presento las consecuencias tóxicas de no dormir suficiente:

  1. Fatiga.
  2. Somnolencia.
  3. Ganancia de peso, con riesgo elevado de obesidad.
  4. Compromiso en funciones cognitivas y ejecutivas.
  5. Inflamación crónica y riesgo elevado de enfermedades cardiovasculares.
  6. Alteraciones metabólicas con riesgo elevado de diabetes.
  7. Pobre control emocional.
  8. Disminución marcada en la productividad

No dormir lo suficiente es una de las principales razones por las cuales no podemos rendir al máximo de nuestras capacidades. Se ha demostrado que no dormir afecta las funciones cognitivas de manera significativa, al punto de causar más fatalidades en accidentes de tránsito que conducir bajo efectos del alcohol.

Obtener un buen descanso es una de las mejores inversiones que podemos hacer hoy para tener un mejor mañana. Sigue estas recomendaciones simples para un correcto descanso:

  1. Valora el descanso. Sólo nos esforzamos por aquello que valoramos.
  2. Diseña una rutina para ir a dormir, de tal manera que tu mente y tu cuerpo se preparen para el descanso.
  3. Ejercítate al menos 3 horas antes de dormir.
  4. Establece y respeta horarios regulares para acostarte y levantarte.
  5. Cena varias horas antes de dormir, evita alimentos cargados de carbohidratos simples y/o grasosos.
  6. Deja las pantallas desde una hora antes de acostarte.
  7. Evita el uso de medicamentos para dormir, cafeína y alcohol, los cuales alteran la arquitectura normal del sueño.
  8. Confía en Dios. Entrégale a Él tus problemas y ansiedades.

¡El descanso de esta noche, construirá tus energías de mañana!

Escrito por Lujhon Florez, Médico especialista en Medicina Interna con subespecialidad en Diabetes y certificado en Medicina de Estilo de Vida. Dirige nuestra Clínica del Estilo de Vida y es maestro en nuestra carrera de Medicina. Para escribir este artículo, usó las siguientes referencias:

  1. De la Iglesia, et al. Access to Electric Light Is Associated with Shorter Sleep Duration in a Traditionally Hunter-Gatherer Community. J Biol Rhythms 2015 Aug; 30(4): 342–50.
  2. Meir Kryger et al. Principles and Practice of Sleep Medicine. 6th Edition
  3. Kamdar BB, et al. The impact of extended sleep on daytime alertness, vigilance, and mood. Sleep Med 2004 Sep; 5 (5): 441–8.
  4. Ong AD et al. Positive affect and sleep: A systematic review. Sleep Med Rev. 2017 Oct;35:21–32.
  5. Walker MP et al. Sleep, memory, and plasticity. Annu Rev Psychol.2006;57:139–66.
  6. Eugene A, et al. The Neuroprotective Aspects of Sleep. MEDtube Sci. 2015 Mar; 3(1): 35–40
  7. Gottlieb D. The Sleep Heart Health Study: a progress report. Curr Opin Pulm Medicine, 2008.
  8. Kheirandish-Gozal L, et al. Inflammation in sleep debt and sleep disorders. Mediators of Inflammation. Volume 2015, Article ID 343265
  9. Dattilo M, et al. Sleep and muscle recovery: endocrinological and molecular basis for a new and promising hypothesis. Med Hypotheses.2011 Aug;77(2):220–2.
  10. Ding F, et al. Changes in the composition of brain interstitial ions control the sleep-wakecycle. Science. 2016 Apr 29;352(6285):550–5.
  11. Parmeggiani PLFront Biosci. Thermoregulation and sleep. 2003 May 1;8:s557–67.
  12. Handysides A, et al. 2012. Celebrations, living life to the fullest. General Conference of SDA, Health Ministries Department.