Blog | ¡Viva México!
785
post-template-default,single,single-post,postid-785,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¡Viva México!

Sin duda alguna septiembre es un mes que nos hace recordar nuestra historia, lo que hemos aprendido en las clases y lo que cuentan nuestra familia y amigos.
Si retrocedemos el tiempo en nuestra mente y abrimos los archivos del recuerdo, podremos ver que después de terminar el periodo prehispánico en México, el cual culmina con la toma de la Gran Tenochtitlán, el espacio geográfico que hoy en día conocemos como México, se convierte en una colonia de España; periodo conocido en la historia como la Época Colonial.
Diversos maltratos, agresiones e incluso muerte por parte de quienes se creían mayores y mejores personas, dieron pauta a una situación donde la sociedad no pudo resistir más. Después de diversas conspiraciones que habrían sido descubiertas y abatidas con violencia, se da sin duda alguna la más importante en el estado de Querétaro, donde se reúnen mentes ilustradas que fueron influenciadas por corrientes europeas de libertad, conformada por el cura Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Jose Miguel Domínguez, su esposa Josefa Ortiz y Juan Aldama. Pretendían crear una junta de gobierno que aun dependiera del rey Fernando VII.
Los planes se adelantaron tras el descubrimiento temprano de los planes conspirativos, de esta forma el día 15 de septiembre de 1810, el cura Hidalgo se apresura a su parroquia y manda tocar las campanas, reúne a la gente, les habla de libertad y se da el acto que ahora conocemos como “ El Grito de Dolores” dando así inicio al movimiento de Independencia.
La independencia mexicana culmina con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México el día 27 de septiembre de 1821, once años después de la gestación de esta.
Alegría y gozo invadía al ejército, al pueblo y al mismo Agustín de Iturbide; se podían respirar nuevas ideas que darían inicio a lo que actualmente conocemos como el Estado Mexicano.
Las preguntas surgieron tras la culminación de este hecho histórico, preguntas de relevancia como ¿Hacia dónde vamos? ¿Quién nos dirigirá? o simplemente una de las preguntas básicas que como seres humanos llegamos a tener ¿Qué somos? Preguntas que con el paso del tiempo se han ido resolviendo, muchas veces no de la mejor manera o con respuestas positivas, pero son parte del cambio que como mexicanos debemos que enfrentar.
Hubo una independencia física, pero tomemos en cuenta que esta independencia debe estar en nuestra mente, en nuestra forma de actuar, de querer a la patria como un significado altruista, de finalmente ser libres como personas y como gobierno, lo más complicado de una independencia.
La verdadera independencia llegará cuando se tenga una mentalidad de libertad e igualdad, donde todos, sin excepción, tengamos los mismos derechos y obligaciones, donde se dé el respetar y ser respetados.
Sin duda alguna, tú y yo esperamos una Patria mejor, una patria que muy pronto será una realidad eterna, pues el mismo Jesús que ascendió a los cielos, vendrá otra vez y nos libertará del oprobio, del maltrato y la injusticia del pecado pues ha derrotado al mayor de los enemigos.
¡Sí, ven ya Señor Jesús!

Escrito por Jaime Bejarano, maestro y coordinador de la Lic. en Educación Primaria y Preescolar en la Facultad de Ciencias de la Educación de la UniMontemorelos