Blog | ¿Influye la espiritualidad en la salud mental?
795
post-template-default,single,single-post,postid-795,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Influye la espiritualidad en la salud mental?

Investigaciones demuestran la relevancia entre la salud mental y las prácticas de espiritualidad-religiosidad.

En medio del estrés que nos envuelve y la rutina muchas veces veloz de nuestros días, es importante reconocer la necesidad de desconectarse para “reconectarse” en un nivel diferente. Variadas investigaciones han señalado la relevancia entre la salud mental, las prácticas de religiosidad-espiritualidad y el bienestar que existe entre la parte física y la parte mental.

Desde el enfoque de la psicología de la salud, existen dos elementos que benefician nuestra salud mental: La espiritualidad y la religiosidad.

De acuerdo a las investigaciones, la espiritualidad se concentra en tres factores esenciales:

  1. Que tu vida cuente con un significado y propósito. Lograr entender ¿por qué y para qué trabajas o haces lo que haces? ¿Cuál es tu pasión y tu marca, la huella que impacta a quienes te rodean?
  2. El deseo y la voluntad de vivir. ¿Qué te motiva a levantarte cada mañana? ¿cuál es tu plan o tu proyecto de vida? ¿cuidas de ti mismo, cuidas de tu salud tanto física como mental?
  3. La fe en sí mismo, en otros y en Dios o en un poder supremo. Que importante hablar de la fe, de creer y ser capaz de ir tras tus sueños venciendo miedos y fracasos. Creer en tus capacidades y habilidades, pero también ser capaz de creer en una red que te ayuda y te aporta; creer en otros, en familiares y amigos, a eso se le llama confianza, pero mayor aún, creer en Dios, un Dios personal que puede ser para ti un Padre o un amigo, que es tan grande y a la vez es capaz de centrarse en tus necesidades personales; que te sostiene, te ama, te provee, te cuida y, sobretodo, que ha prometido ayudarte en cualquier situación.

El porqué y el para qué de tu vida se resume en estos tres elementos que apuntan a la espiritualidad, y a lo que investigadores y expertos en el área llaman: “esencia de la vida”.

Por otro lado, se encuentran las prácticas de religiosidad, las cuales están enfocadas en desarrollar relaciones positivas en una comunidad o iglesia donde se comparten rituales. Además, la comunidad religiosa cumple con el propósito de ser una red de apoyo y sustento que favorece la solidaridad entre los miembros de dicha comunidad y proporciona un sentido de pertenencia.

Por último, investigaciones señalan que prácticas espirituales como la oración, la meditación, la contemplación de la naturaleza, entre otras formas de auto-reflexión, tienen un impacto en las funciones neurológicas que nos inducen a estados de relajación, placer, calma y bienestar. De igual forma, la religión conjugada con la espiritualidad, favorece en estos tres aspectos: estado de tranquilidad consigo mismos, con los demás y con el futuro.

Para fomentar y potenciar elementos de espiritualidad y religiosidad te comparto las siguientes recomendaciones prácticas:

  • Busca espacios donde te encuentres a solas y plantéate preguntas que te lleven al auto-reflexión, mismas que puedes tomar de la primera parte de este artículo.
  • Haz ejercicio, aliméntate balanceada y nutritivamente, cuida de tu salud y autoestima.
  • Cultiva amistades, prepara una comida con ellos y comparte tus sueños.
  • Ve a la iglesia con regularidad e involúcrate en actividades de apoyo social.
  • Realiza caminatas, oraciones o meditaciones en medio de espacios de la naturaleza (bosque, ríos, playa, montañas, etc…).
  • Lee tu Biblia y repite promesas que te lleven a desarrollar una mayor confianza en Dios.