Blog | El placer de servir promueve la salud mental
800
post-template-default,single,single-post,postid-800,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El placer de servir promueve la salud mental

Elena de White, en una cita que tiene una gran vigencia actual, menciona lo siguiente: “Predomina actualmente una “epidemia de crímenes” … Cada día es testigo del aumento de la locura, del homicidio y del suicidio”. Joyas de los Testimonios — tomo 3–326.1

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

Actualmente, somos conscientes que cada vez es mayor el número de personas que manifiestan su imposibilidad de experimentar bienestar, presentan dificultades que les impiden ser productivos y exhiben una pérdida notable de capacidad para contribuir a la sociedad.

La Federación Mundial de la Salud Mental, a partir del 10 de octubre de 1992, conmemora el Día Mundial de la salud mental. A partir de 1995, la OMS se adhiere a esta fecha para concientizarnos sobre la importancia de preservar este don. Desde el 2003, se asoció el día con una temática específica, esto responde al objetivo de hacer visible una determinada problemática, así como también el poder concentrar esfuerzos para promover, prevenir y asistir a quien los padece. Este año, 2019, el tema designado es el “suicidio”.

Recientemente, la OMS, publicó los siguientes preocupantes datos:

  • Cada 40 segundos una persona en el mundo se quita la vida.
  • Cerca de 800 000 personas se suicidan cada año.
  • Por cada suicidio, existen más de 20 personas que lo intentaron sin lograrlo; muchas de estas personas son parasuicidas.

Nunca debemos subestimar el fenómeno. Una identificación temprana del problema y un tratamiento recibido oportunamente, es de vital importancia para prevenirlo.

Por esto, es fundamental considerar que hay 5 factores, mencionados a continuación, que predisponen la conducta suicida.

  1. Factores biológicos o genéticos, ej.: la disminución de la serotonina.
  2. Trastornos psiquiátricos, ej.: trastornos afectivos y alcoholismo, entre otros.
  3. Antecedentes de intentos suicidas en familiares.
  4. Trastornos de personalidad, ej.: antisocial o limítrofe, entre otros.
  5. Factores psicosociales y enfermedades médicas, ej.: los duelos recientes, divorcio, disfunción familiar severa, despidos o jubilación y enfermedades tales como cáncer, esclerosis múltiple, SIDA, etcétera.

En el 2001, la OMS publicó cuales son los principales factores que protegen contra un comportamiento suicida:

  • Patrones familiares, ej.: la buena relación y el apoyo de la familia.
  • La personalidad del individuo que desarrolla correctamente sus habilidades sociales y una buena autoestima, una adecuada capacidad para afrontar las situaciones de estrés psicosocial y una alta motivación conducida por propósitos positivos.
  • Factores culturales y sociodemográficos que le permitan a la persona una buena integración social, afianzada en asociaciones religiosas, deportivas, clubes, etc.

Sin embargo, en lo personal considero que el “servicio” es un factor determinante de protección del comportamiento suicida. Coincido con Elena de White cuando escribe: “El placer de servir a los demás imparte calor a los sentimientos de uno mismo, …y promueve la salud mental…”. — Ministerio de la Bondad, cap. 41. 319.1

Fuentes bibliográficas

Artículo escrito por el Dr. Marcelo Moroni, director de la Facultad de Psicología de la UniMontemorelos