La vida que llevábamos antes de la pandemia nos permitía exponernos más al sol, pero ahora, hay días en los que no salimos de casa; por lo que es necesario desarrollar una conciencia solar.

Cada día, al exponernos al sol, debemos de ser conscientes de los riesgos y beneficios que podemos obtener de este hábito. Si bien, la mayoría de nosotros conocemos que la exposición al sol es buena para nuestra salud, también sabemos que nos puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer, lo que puede provocar cierto temor. Sin embargo, en la situación actual en la que estamos viviendo, este puede ser un hábito de gran beneficio para nuestra salud, al ser la principal vía de producción de vitamina D. Esta vitamina, tiene un efecto regulador en nuestro sistema inmune y su deficiencia se ha asociado con un aumento del riesgo para complicaciones de COVID-19.

La vida que llevábamos antes de la pandemia, nos permitía exponernos más al sol mientras salíamos a la calle a alguna vuelta, caminábamos al trabajo o hacíamos alguna otra actividad al aire libre. Aunque fuera una exposición de pocos minutos, era más frecuente, lo que ayudaba a la producción regular de vitamina D en nuestro organismo. Pero, actualmente, pasamos periodos extremadamente largos sin exposición solar al estar confinados (ya sea por precaución o porque muchas de las actividades que realizábamos antes ahora están reguladas); incluso, hay días en los cuales no tenemos ni siquiera un minuto de exposición al sol. Por esta razón, es necesario que comencemos a desarrollar una conciencia solar.

El concepto de conciencia solar se enfoca en los dos aspectos: positivo y negativo. Por un lado, sabemos que la exposición al sol brinda un beneficio a nuestra salud, pero debemos tomar en cuenta que la exposición debe ser principalmente durante las primeras horas de la mañana o en las últimas horas de la tarde, cuando la intensidad del sol es menor. Sin embargo, si no te has expuesto a la luz solar durante varios días, es probable que una exposición de algunos minutos aún en las horas cercanas al mediodía, te traerá más beneficio que daño; ya que tu cuerpo necesita una producción adecuada de vitamina D. Ésta se puede asegurar con una sesión de 15 minutos al sol, pero si por alguna razón tu situación no te lo permite, debes considerar el consumo de Vitamina D exógena. Esto hará que tu estado de ánimo mejore, que tu sistema inmune pueda estar bien y que el sistema músculo esquelético también se beneficie.

Por otro lado, también existen riesgos ante la exposición solar que debemos tomar en cuenta. Exponerse frecuentemente -o en períodos prolongados- al sol, en horarios en que la luz ultravioleta es más intensa (entre las 10:00 am y las 4:00 pm), aumenta el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, siendo el principal el cáncer de piel. Así mismo, pasar períodos prolongados bajo el sol de verano, te puede llevar a la deshidratación, causar quemaduras, provocar un golpe de calor e incluso la muerte (ver Figura 1).


img

Figura 1. Imagen de conciencia solar. Elaboración propia.


Por lo tanto, aquí es donde entra la conciencia solar. Si bien cada día necesitas una dosis de exposición al sol (como si fuera una píldora que tomas), debes considerar que si te pasas de la dosis, si la tomas en horarios no adecuados o simplemente no la tomas, aumentan los riesgos para tu salud. Así que lo importante es mantener un equilibrio y, para lograrlo, hay que ser conscientes tanto de los beneficios como de los riesgos de la exposición solar en los diferentes horarios del día. ¡Mantén una conciencia solar en tu estilo de vida y toma una dosis adecuada de sol cada día!


...Escrito por el Dr. Héctor Murillo, quien es Médico Cirujano por la UniMontemorelos y se desempeña como docente de la Escuela de Medicina en la misma institución.