Debemos analizar nuestras necesidades de transporte pensando en el mundo que nos rodea, ya que son muchos los beneficios al optar por medios de transporte más sustentables.

Con el paso del tiempo, hemos afectado de muchas maneras a nuestro planeta y, por consiguiente, nuestra calidad de vida. Una de las principales, es la forma en que hemos resuelto nuestra necesidad de transporte y desplazamiento, por lo que la movilidad sustentable busca sanar estos daños al mejorar las condiciones del medio ambiente, crear comunidad, y beneficiar la salud individual y colectiva. A continuación, escribo cómo es esto y qué podemos hacer -cada uno de nosotros- para acercarnos, cada vez más, a un modelo de transporte más amigable para el planeta que nos beneficie a todos.

Al pensar en movilidad sustentable, lo primero que se viene a la mente es la contaminación que el modelo actual ocasiona. Tema que es de suma importancia, ya que establece una responsabilidad hacia nuestro medio ambiente que muchos ignoran o no saben cumplir. Los daños al medio ambiente no solo son por las emisiones de dióxido de carbono que los vehículos motorizados ocasionan, también incluye toda la industria de la elaboración de los automóviles, la creación de fábricas, la obtención de materiales y el manejo de partes obsoletas que quedan como residuos. No solo eso, también debemos pensar en lo que la creación de caminos y carreteras involucra: interrupción a la vida de la flora y fauna, daños a los sustratos y la dificultad de absorber las aguas de lluvia; lo que ocasiona inundaciones, situaciones inseguras y, de nuevo, interrumpe los ciclos naturales que sostienen nuestro planeta.

El uso extremo de medios de transporte no solamente ha dañado nuestro planeta, sino también ha afectado la manera en que nos relacionamos dentro de nuestras comunidades. Lamentablemente, en muchísimos países (incluido el nuestro), el tener un carro puede colocarte en un estatus social que te separa de los que no tienen uno. El tener un automóvil se ha convertido en algo más que tener una herramienta útil de transporte y se ha vuelto motivo de orgullo por logros alcanzados; en ocasiones, incluso se llega a mirar con lástima o desdén a quienes usan el transporte público, caminan o utilizan una bicicleta diariamente.

Esta mentalidad nos lleva a un ciclo que parece no tener fin y que nos dificulta el bajarnos del auto y optar por medios de transportes más “lentos” o colectivos, los cuales -además de propiciar encuentros y fomentar comunidades más unidas- nos aporta muchos beneficios en cuanto a seguridad y bienestar. ¡Haz la prueba un día! Observa cuán diferente experimentas tu entorno al utilizar medios de transporte alternos al automóvil, lo fácil que es decir un “buenos días” al caminar o entablar una conversación al esperar el transporte público.

...Otro beneficio de optar por un sistema de movilidad sustentable, son las ventajas de salud física que los medios de transporte alternos ofrecen. El caminar y usar la bicicleta, nos dan oportunidades de pasar tiempo en el exterior, alejados del asiento de la oficina o del automóvil. Además, para quienes tienen agendas muy apretadas y buscan ser más activos, optar por ser más activos al trasladarse en sus rutas típicas es una gran opción. Por ejemplo, una ruta que normalmente haces en auto en unos cuantos minutos, puede llegar a convertirse en una caminata de 10, 15 o 20 minutos (más, si tienes el tiempo). Por supuesto, también debemos considerar que al disminuir el uso del automóvil de manera colectiva, se puede llegar a respirar un aire más limpio que también beneficia nuestra salud.

Como ves, son muchos los beneficios que se obtienen al optar por medios de transporte más sustentables. Te invito a que analices tus necesidades de transporte pensando en el mundo que te rodea… ¿Tienes la posibilidad de realizar cambios en cuanto a cómo te mueves dentro de tu ciudad que puedan favorecer al planeta y al mismo tiempo proveerte de oportunidades de ejercicio y convivencia? Si es así, ¡te animo a hacer el cambio!


...

Entrada escrita por Daniela Arvizu, quien es arquitecta y se desempeña como docente en la carrera de Arquitectura de la UniMontemorelos